Cultura japonesa. Entrevista a Mitsuru Nagata

0

Mitsuru Nagata empezó a estudiar Shodō cuando tenía 6 años, pero desde siempre ha disfrutado la pintura y el dibujo. A través de la caligrafía, aprendió a usar el pincel para desarrollar la técnica de sumi-e, pero con su propio estilo, basado en los principios de este arte tradicional japonés. También ha estudiado la licenciatura de Sociología en la Bukkyo Daigaku (Universidad Budista de Kyoto) y en la actualidad vive en Barcelona. Nos recibe en la sala de prensa del Madrid Otaku, evento al que ha sido invitado para realizar exhibiciones en directo el sábado y el domingo.

Eres de Kyoto pero actualmente vives en Barcelona…¿Qué te llevó a cambiar Kyoto por Barcelona?

Mi mujer me llevó (ríe) porque ella es de Dénia. La conocí en Londres porque antes de acabar la Universidad en Japón, estuve dos años allí estudiando inglés para no entrar a trabajar ‘a saco’ como un japonés. Pensé “Voy a irme fuera” y me fui a Londres y allí la conocí, y después de acabar la carrera en Japón ya me vine a Barcelona.

¿Y te gusta Barcelona?

Sí, sí.

Preparando el lienzo...

¿Y os habéis planteado ir a otra ciudad o de momento os quedáis aquí?

No, no…de momento no, España me trata muy bien y la gente es muy amable, muy divertida y con sentido del humor igual que nosotros, a los japoneses de la parte de Kyoto me refiero, pues somos más divertidos.

En Barcelona me da la impresión que hay más interés por la cultura japonesa que en Madrid u otras ciudades españolas ¿Crees que es así?

Bueno de Madrid no conozco mucho, pero en Barcelona sí que hay muchas fiestas japonesas. De hecho, la semana pasada tuvo lugar el KoreKara, y en verano hay otro que se llama Matsuri… Por lo visto hay casi 3000 japoneses viviendo en Catalunya, en Barcelona no sé exactamente, pero como la mayoría de gente vive en Barcelona… Pero a Madrid también vienen ¿eh? Creo que de España donde más van como turistas es a Madrid, Barcelona y Granada.

Mitsuru Nagata empieza a dibujar

¿Y qué es lo que más te ha chocado culturalmente de España y qué aspectos culturales te gustan más?

Pues sobretodo que la gente sabe disfrutar de su tiempo libre, porque de hecho por ese motivo yo también empecé a pintar más al tener más tiempo. En Japón viven para trabajar, pero no todos, ¿eh? En cambio aquí, la gente trabaja para vivir,  y es lo que me gusta. Y el resto de cosas tampoco me han chocado mucho, porque llegar tarde en Japón también se da, muy poco pero también (risas). También aquí la gente es más abierta, pues está más acostumbrada a los chinos, a los africanos, a los sudamericanos…En cambio, en Japón no tanto, pero a mi me gusta conocer otras culturas, y la verdad que me ha entrado de forma muy natural la cultura de aquí.

Empezaste muy temprano a practicar el Shodō, concretamente a los 6 años, ¿Es algo habitual en Japón?

Para los niños japoneses es algo muy normal porque escribir bien es parte de la cultura, porque si escribes mal, significa que el nivel de educación no es el adecuado, por lo que es algo muy habitual. Además, a los 6 años no se empieza a escribir con pincel, sino que se empieza con lápiz y con el silabario hiragana. Después de 2 años practicando con el lápiz se empieza a usar el pincel.

¿Y a ti te gustaba?

¡Pues no! (Risas) A nadie le gusta, pero es una obligación de los padres. Además, en Japón los currículums todavía se escriben a mano, por lo que las empresas valoran el tipo de letra que uno tiene.

Tu estilo es una mezcla de sumi-e y Shodō…¿Qué aspectos has cogido de cada disciplina y por qué?

Pues cuando era pequeño me gustaba pintar, igual que a muchos niños, y no solo con tinta sumi-e, sino también con lápices de colores y un día pensé…¿Pero por qué no voy a pintar con pinceles? Pero sobretodo, cuando vine aquí a España, me di cuenta que para vosotros las letras son como dibujos, bonitos, pero que si no sabes leerlas es como “Es bonito pero no sé qué pone”. Entonces, si yo dibujo un dragón, es un dragón para mi, para ti, para todos igual, y si hay un mensaje, llega de forma más fácil.

La mayoría de tus obras tienen a gatos como protagonistas, ¿Es por algún motivo en especial?

Si, bueno, el gato es un tipo de animal que en Japón trae suerte, ya sabéis, como los manekineko, y a mucha gente les gustan y me mandan muchos mensajes con las fotos de sus gatos pidiéndome que los pinte con un determinado mensaje. Pero también hago dragones, tortugas, conejos… Pero sí, los gatos me gustan también.

Para el Shodō…¿Qué prefieres caligrafiar, kanji, hiragana…?

El kanji me gusta más, porque dentro del Shodō hay varios temas, de hiragana,kanjis…Pero hiragana no me gusta. En cambio, con los kanji, cada letra tiene su significado y hay letras que me gustan, pero me gusta todo ¿eh? Pero si tuviera que elegir me quedo con los kanji.

En pleno proceso

¿Has tenido o tienes referentes para el sumi-e o la caligrafía?

Para la caligrafía, la maestra que tuve cuando era pequeño, pero al final cada uno tiene su estilo. Y para el sumi-e, la verdad es que no, pues yo lo he hecho por mi cuenta, así que no tengo a nadie. Todos se hacen de una manera u otra y todos son bonitos y a mi no me gusta criticar o decir “Este no me gusta”, pues creo que es importante que si tu ves un dibujo, te guste por el dibujo, no por quién esté hecho, así que no importa el autor.

Para alguien que asista a tu exhibición y no tenga idea de lo que es el Shodō y su significado, ¿Cómo se lo explicarías?

Pues es una parte cultural de Japón pero algo muy normal, que practican la mayoría de japoneses. De hecho, hay una asignatura de caligrafía en la escuela, pues todos los japoneses tienen que aprender. En Japón, las letras representan el carácter de cada uno, por lo que ninguna letra es mala, aunque claro, algunas siempre son más bonitas o más feas, pero eso de bonito o feo siempre es relativo. Lo que yo expreso en el Shodō son mis sentimientos. Para empezar no es nada complicado, pero hay que practicar mucho, porque luego es como todo, hay veces que no sale como tú quieres.

Hablando de que a veces no sale una pieza como se espera, ¿Te ha pasado en alguna exhibición en directo, que algo saliese como esperabas?

No, la verdad es que yo disfruto pintando en directo, lo paso bien, pues el recuerdo también es importante, no todo es como haya quedado. Yo, por ejemplo, he practicado mucho en casa para esta actuación, pero puede que uno que haya hecho en casa visualmente sea mejor, pero como influyen las emociones de la gente y el ambiente, seguramente sea mejor la que voy a hacer hoy.

Mitsuru Nagata terminando la obra

¿Te has planteado impartir o has impartido talleres de caligrafía?

No he dado ninguna clase aún, pero precisamente en mayo voy a impartir un taller en una escuela que hay en Madrid, en el Instituto de Ciencias Asiáticas San Bao. Pero una cosa es pintar, y otra cosa es enseñar, y no sé si me gusta o no me gusta, pero habrá que probar.

Pues a ver qué tal la experiencia, ¡Ojalá se de bien!

Yo creo que irá bien, ¿eh? Porque también es la actitud, ya que no es igual que en una clase de niños pequeños que no tienen ni ganas ni interés…Como este no es el caso, creo que irá muy bien.

¿Qué consejos darías a alguien que, por ejemplo, estuviera interesado en aprender Shodō o sumi-e y pensara en apuntarse al taller que vas a impartir en mayo?

Disfrutar y dejarse llevar, aunque tampoco soy una persona que pueda dar consejos a nadie…Pero bueno, concentración, pues creo que cuando alguien está concentrado lo pasa bien y también disfrutar, pues cualquier pieza es bonita, ya que le pones tu energía.

¿Crees que un país como España se puede llegar a entender la importancia que tiene el Shodō en Japón?

Yo creo que es mejor primero verlo, por ejemplo, lo que yo hago o lo que hacen otros japoneses, y que guste, eso lo primero, porque si no tiene ningún interés, no vale la pena ni explicarlo, pero yo creo que básicamente es el interés. Es muy difícil explicarlo, así que mejor enseñar y que cada uno decida. Por ejemplo, si pintas un gato y la gente dice “¡Ay qué bonito!”, entonces puede empezar a interesarse por la caligrafía, por los gatos, por el pincel o porque dice “¡Oh mira, allí hay un japonés!”, que también puede ser (risas).

La obra de Mitsuru Nagata terminada

Desde Big in Nihon le damos las gracias otra vez a Mitsuru Nagata por su tiempo y por habernos hecho pasar un rato muy agradable entrevistándole. Si aún no conocéis su obra, os animamos a que echéis un vistazo a su web y a su tienda online.

Share.

About Author

Publicista y Directora de Arte adentrada de lleno en el idioma y el mundo japonés. Actualmente cursando el Master de Estudios de Asia Oriental (UOC).

Leave A Reply