9th day. Nara + Fushimi Inari

2

Hoy os hablamos del que fue el mejor día que pasamos en la zona de Kyoto, nada más y nada menos, que la excursión que hicimos a Nara y la posterior visita por la tarde al templo de Fushimi Inari.

Llegamos a Nara bastante pronto, pues queríamos recorrernos toda la zona de templos con tranquilidad y poder disfrutar sin prisas de la zona y, cómo no, de los famosos ciervos sika que campan a sus anchas por Nara Park.

Después de la acertada idea de recorrer una parte de Kamakura en bici, decidimos probar la experiencia de alquilarlas también en Nara, pues nos ahorraríamos transporte y tiempo, además de poder disfrutar otra vez de la gozada que es montar en bici por Japón.

Sika

Después de alquilar las bicis nos dirigimos hacia Nara Park, punto de inicio de la ruta de templos, y nada más entrar en la zona, ya empezamos a ver muchos ciervos y puestecitos dónde venden las famosas galletas para ciervos. Después la euforia inicial acariciando ciervos y haciéndoles un montón de fotos, retomamos el camino hacia la primera parada, el templo Kofukuji. No llegamos a entrar dentro, pero sí que paseamos por la zona, la cual estaba tomada por muchísimos ciervos.

Kōfuku-ji temple

El siguiente templo es el must de Nara y el cual hay que visitar sí o sí, el Todai-ji. Famoso por ser la estructura de madera más grande del mundo, no sólo impresiona por eso, si no también destaca su gran daibutsu (buda) nada más atravesar las puertas del edificio principal.

Daibutsu from Todai-ji

También una parte curiosa de este templo es el Daibutsuden, el agujero que hay en uno de los pilares que sustentan el templo y su famosa leyenda que los que consiguen atravesarlo logran la iluminación. Obviamente, nosotros no nos atrevimos, pues aparte de las grandes colas que se forman, vimos a un par de personas atascadas y que las tuvieron que sacar con dificultad…

Después de visitar todo el recinto de Todai-ji, nos dirigimos a otro de los templos famosos de Nara, el Kasuga Taisha, el cuál estaba un pelín más alejado, pero que nos sirvió como excusa perfecta para recorrernos Nara Park, lo cual con las bicis, no me cansaré de decirlo, una gozada.

Kashuga Taisha temple

El Kasuga Taisha es fácilmente reconocible porque, a medida que nos íbamos acercando, empezamos a ver como crecía el número de lámparas de piedra a los lados del lado del camino.

Después de la visita al templo de las lámparas, recorrimos un poco más Nara Park antes de ir a comer un fabuloso udon cerca de la zona de Naramachi, zona de casas y edificios de corte tradicional.

Después de comer dimos por concluída la visita de Nara, por lo que volvimos a la estación de tren para ir a uno de los sitios que más expectación me generaba, el Fushimi Inari.

Kitsune

Llegamos un poco antes de las 5 de la tarde, hora perfecta, pues el sol empezaba a caer, cosa que agradecimos enormemente cuando empezamos a subir escalones, además que la afluencia de gente es menor.

El templo no tiene pérdida, pues nada más salir de la estación, cruzando la calle ya vemos el primer torii de los muchísimos que esperan a lo largo de los caminos que recorren la montaña Inari.

Después de ver la entrada y el edificio principal del santuario, decidimos hacernos el camino entero que rodea la montaña (aunque en ese momento pensamos que era el más largo), el cuál nos llevó aproximadamente 1 hora y media, con múltiples paradas para fotos, etc.

Fushimi Inari

El final del camino no tiene nada demasiado espectacular, pero la verdad que, aparte del ejercicio, es una experiencia bastante divertida. Es llamativo como cuánto más subíamos, la densidad de toriis decrecía, así como la de turistas.

Atardecer des de Fushimi Inari

Podéis ver el álbum entero de nuestro día en Nara y en Fushimi Inari aquí

Fue una experiencia increíblemente bonita, pues después de verlo tantas veces en películas, reportajes, fotografías, etc., me parecía un sueño estar por fin allí. Uno de los altos en el camino que fue muy remarcable fue el de un mirador que hay a mitad de la subida, dónde se ve todo Kyoto, con la buena suerte que cuando bajábamos estaba cayendo el sol y pudimos completar el día con un atardecer precioso.

Recapitulando, para mi fue uno de los días que más disfruté y creo que todas las decisiones y planificación de las visitas fue acertado. Eso sí, si algún día vuelvo a Fushimi Inari, optaré por las rutas alternativas que dicen que merecen tanto la pena…

Share.

About Author

Publicista y Directora de Arte adentrada de lleno en el idioma y el mundo japonés. Actualmente cursando el Master de Estudios de Asia Oriental (UOC).

2 comentarios

  1. Pingback: Big in Nihon - 10th day. Kyoto centro

  2. Pingback: Big in Nihon - Festividades japonesas: Omizutori

Leave A Reply