Planificando el viaje: 5 pasos para realizar una guía de viaje DIY

2

Nunca me han gustado las guías estándar tipo Lonely Planet o similares – al margen que puedan resultar útiles en algún que otro momento -, pues considero que cada turista es un mundo y que no todos tenemos la misma idea para nuestro viaje ni las mismas inquietudes en cuanto a qué visitar o qué hacer.

Por este motivo, antes de realizar un viaje siempre dedico un tiempo a fabricar mi propia guía de viaje, lo cual además de resultar en un viaje mucho más personalizado, hace que aumente mi interés y entusiasmo hacia el viaje, además de familiarizarme más con el lugar y con sus puntos de interés.

A continuación, paso a detallar el proceso que sigo para realizar mis guías de viaje y que me ha sido especialmente útil en mis viajes a Japón.

5 Pasos para una guía de viaje efectiva

1. Estructurar el tiempo

El primer paso que llevo a cabo consiste en la distribución de los diferentes días hábiles del viaje entre las diferentes ciudades, o zonas y barrios si se trata de un solo destino.

Lo importante de este proceso es la lógica y la agrupación por cercanía y por la calidad de su comunicación en transporte público, pues es algo básico pero que os ayudará a ahorrar mucho tiempo en desplazamientos y os facilitará la búsqueda y localización de los puntos de interés.

En el caso de Japón, el primer paso es decidir en qué ciudades principales se va establecer “sede” (hotel, ryokan, airbnb…), siendo el menor número el más recomendable por temas de comodidad. Lo habitual es Tokyo y Kyoto/Osaka, según presupuesto o preferencias, y a partir de esas dos ciudades decidir qué excursiones

2. Qué ver

Una vez ya tenemos claro qué zona vamos a visitar cada día, lo siguiente es hacer una lista sobré que vale realmente la pena ver y que no. Cuantas más fuentes se consulten mejor, pues las guías de librerías y demás siempre recomiendan los mismos sitios para ir y, por lo menos a mi, me gusta ver cosas un poco más “diferentes”, aparte de las plenamente turísticas, pues creo que es como realmente se capta la esencia del país que estás visitando y para ello las opiniones reales son las mejores porque son las más sinceras. Un consejo para esta fase es ser realista, ya que por mucho que haya 50 templos de gran interés cultural tenemos que ser conscientes que no los vamos a poder ver todos, y mucho menos vamos a disfrutar la visita si la pasamos pendiente del reloj y corriendo de un lado para otro (fallo de principiante que yo también he tenido jeje)

3. Información útil

Después de tener claro qué vamos a visitar, a mi personalmente me gusta buscar información histórica -si la tiene- o detalles curiosos de los sitios, pues considero que siempre tiene más valor la visita si sabes por qué es importante lo que estás viendo o si conoces esa curiosa anécdota que le dio fama. Yo siempre aprovecho el desayuno para leerme la info de lo que vamos a ver ese día o, si es un viaje relativamente largo, el trayecto y así motivarme aún más.

4. Localización

Un vez ya tengo todos los sitios decididos y la info buscada llega el momento del paso más útil: situarlo todo en mapas. Yo siempre uso la herramienta de My Maps de Google, utilísima. En este caso de Japón, me he hecho un mapa de cada zona con los puntos de interés marcados, nuestro hotel, las estaciones de metro más importantes, etc. Estos mapas me han ayudado mucho en otros viajes a encontrar cosas escondidas o mal indicadas, y al ser de Google, si tenéis internet o cogéis WiFi, los podéis consultar en cualquier momento.

Y dado que me encanta planificar, siempre hago un último paso más, que es hacer un cálculo de presupuesto dentro de todo lo posible. Obviamente comidas, cenas, regalos, etc no cuentan porque son imposibles de calcular, pero sí las entradas a templos, museos, miradores, transporte extra que no entra en el JR Rail Pass…Eso os dará una aproximación bastante real de lo que os vais a gastar (luego no habrá tantas sorpresas) y os dejará más margen para otros gastos.

5. Darle forma

Y ya finalmente, cuando tengo todo esto el paso final: revisar, maquetar, imprimir y encuadernar! Yo en esta ocasión la he hecho en A5 para que sea más manejable.

Muchos quizás penséis que es más sencillo ir a cualquier librería y comprar una guía de toda la vida, pero si os hacéis vuestra propia guía, vais a conocer más el sitio al que iréis, los mapas ya os serán familiares y no iréis tan perdidos, además de poder decidir qué os interesa ver y qué no con más conocimiento de causa.


Y todo eso siempre lo complemento con bastantes APPs de móvil y/o tablet, como mapas offline, mapas de Wifi, de info de horarios, etc. ¡Prometo review de las APPs!

Share.

About Author

Publicista y Directora de Arte adentrada de lleno en el idioma y el mundo japonés. Actualmente cursando el Master de Estudios de Asia Oriental (UOC).

2 comentarios

  1. Nada mejor que una guia personalizada. Admiro tu detalle y paciencia, se ve linda.
    Bueno en mi blog escribí algo sobre Japón, hace un par de días estuve así que espero te sirva. Saludos

  2. Totalmente de acuerdo contigo. Siempre es mejor prepararse uno mismo bien el viaje, ya que luego todo te sonará mucho más y ganarás tiempo en pensar qué hacer o por dónde ir.

    Al igual que tú, me encanta planificar viajes y es lo que estoy haciendo para agosto, que es cuando visito Japón.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.